En el último año son varias las organizaciones que han emprendido, de la mano de K2K, el camino hacia la transformación organizacional profunda. Iniciamos ahora una serie de artículos y entrevistas en las que daremos a conocer cuáles son las motivaciones que han llevado a estas personas y organizaciones a implementar el Nuevo Estilo de Relaciones (NER).

Comenzamos con Iñaki Oreja, de Kimua Group, una empresa industrial que ofrece soluciones integrales (ingeniería y montajes en destino) de manipulación de cargas ubicada en Lizartza, una localidad de la provincia de Gipuzkoa. Koldo Saratxaga, encargado de realizar esta entrevista, conversa con Iñaki sobre las claves motivacionales que hacen que una organización dé este paso días después de que Kimua decidiera implementar el NER.

Koldo Saratxaga. ¿Cómo te encuentras con el equipo de K2K?
Iñaki Oreja. A ti, Koldo, te conozco desde hace muchos años, no personalmente, pero sí que te he seguido. Hace un par de meses tuve la gran suerte de conocerte personalmente y ayer fue el primer día en el que compartimos contigo, junto con todo el equipo de Kimua, nuestro proyecto. Ayer fue un día emocionante que me lo voy a guardar para siempre, porque fue un momento muy gratificante.

¿Qué es lo que recuerdas de aquel primer contacto y cómo has llegado al momento actual?
En el último año de carrera pude asistir a una charla que tú impartías. En aquella ocasión me llamó la atención esto “de hacer las cosas de una forma distinta”. Yo también tenía claro que quería crear un proyecto diferente a lo que estábamos acostumbrados y lo quería hacer de una manera participativa. Fui formándome en diferentes empresas y llegó el momento en el que tuve que dar el salto a la creación de Kimua, que en euskera significa brote, algo muy relacionado con la tierra. Comenzamos 2 personas y ya somos 20. Llevamos 10 años dando forma a este proyecto que se basa en las personas y en la confianza; pienso que hemos logrado crear un proyecto en el que cada persona tiene su espacio, porque cada persona es diferente.

En el equipo o familia Kimua he hecho algo que te escuché en aquella conferencia, que es contar con la actitud de la gente; así, hoy en día, en la familia Kimua hay personas que están desempeñando funciones para las que realmente no se han formado, pero la calidad de su trabajo es mucho mejor que el de otras personas que sí pudieran tener dicha formación, pero no la actitud a la que aludes. Para mí es muy importante utilizar la imaginación y que las personas transmitan emoción.

hoy en día, en la familia Kimua hay personas que están desempeñando funciones para las que realmente no se han formado, pero la calidad de su trabajo es mucho mejor que el de otras personas que sí pudieran tener dicha formación

Lo primero que hacemos cuando llegamos a una organización es estar con todas las personas; ayer hicimos la presentación de lo que percibimos en estos encuentros con Kimua. Después de presentar este diagnóstico, hicimos una votación para decidir si queréis que caminemos juntos y el 100% de las personas respondisteis que sí. ¿Qué es lo que las personas de Kimua Group habéis valorado importante para implementar el NER?
Lo que hacemos es confiar en las personas. Yo, personalmente, procuro demostrar que soy un compañero más, que estoy para ayudar, facilitar el día a día y no hacer diferenciación de ningún tipo. Todo esto se ve también en los niveles salariales; todo el mundo ha sabido sobre esto y todas las personas han tenido las llaves en todo momento. No somos mejores ni peores, pero nos hemos atrevido a dar pasos hacia la confianza, abrir las puertas del edificio, y también del corazón, mostrarnos como somos, ser claros y ser honestos. El que quiera participar en un proyecto así, tiene que tener claro que tiene que involucrarse, tomar decisiones y que debe actuar, aunque es verdad que no todo el mundo comparte esta visión.

¿Cómo os han ido las cosas con esta forma de incorporar personas a la organización? ¿Cómo nos posicionamos de cara al cliente con esta forma de hacer?
A día de hoy, somos una empresa que exportamos más del 50% de nuestra producción; estamos exportando a todo el mundo. Somos una empresa made in Germany en Lizartza, un pequeño pueblo de Gipuzkoa (País Vasco). No buscamos el camino fácil, vamos a sectores que nos exijan retos y esto solo se consigue con gente involucrada. Actualmente, estamos en el sector de la energía eólica, tanto en instalaciones de montaña, como en el mar. Este segundo tipo de instalaciones es mucho más exigente, las piezas entregadas en entornos marítimos deben cumplir con muchos hitos de calidad y para esto tenemos un banco de pruebas que es capaz de simular condiciones de mucha presión y nada favorables. Además, hace 4 años nos metimos en el sector de la ciencia, que es aún más exigente; esta motivación es lo que hace que la gente se emocione y cada proyecto entregado sea un logro. Somos una ingeniería mecánica que está incorporando informática, electrónica, sensórica, estamos evolucionando tanto a nivel de personas, como a nivel de conocimiento, buscando continuamente la diversidad de personas y conocimiento.

Siempre nos ha ido bien, aunque en algún momento hemos tenido problemas de tesorería; hemos crecido y procuramos compartir las ganancias entre todas y todos. En estos 10 años hemos sumado a nivel económico, a nivel de personal, a nivel de proyectos y a nivel de sectores.